fbpx

Written by 6:02 PM OPINIÓN, PORTADA

​​Algoritmo de la desigualdad. Optimizar la lógica social sin romperla

Algoritmo de la desigualdad

Intentemos razonar sin extremismos ideológicos. No es necesario quitarse aún los prejuicios porque los necesitaremos. Veamos si compartimos la lógica del problema para alcanzar un punto de encuentro viable para una solución consensuada, inclusiva y beneficiosa para la sociedad.

Si se midiera el aporte de cada persona en una sociedad según su productividad individual se caería en una visión reduccionista del valor. Éste sería una simple utilidad. Los que producen funcionan, los improductivos serían disfuncionales para el desarrollo de una comunidad.

Utilicemos un primer prejuicio. El esfuerzo y el trabajo duro importarán más para el desarrollo individual y colectivo que la inteligencia o las circunstancias. El trabajo generará mérito, y gracias a él, esa persona subirá la escalera social. Pero, a pesar de lo romántico, excepcional y comercializable de esta idea, ese prejuicio no se condice con la realidad general.

Si hiciéramos un ejercicio y creamos un algoritmo aleatorio y arbitrario para medir el valor o la productividad individual, igual para todos los miembros de una comunidad, alineado con la realidad evidente cotidiana ¿qué descubriremos sobre la utilidad concreta de las personas?

El algoritmo* quedaría conformado por un coeficiente de inteligencia (I) multiplicado por dos coeficientes de las circunstancias (C) en que se moverá la vida de una persona, multiplicado, a su vez, por diez coeficientes del trabajo (T) que una persona pondrá en su día a día.
1 (I) x 2 (C) x 10 (T) = X

Algunos ejemplos
Una persona que brinda su máximo esfuerzo posible (10), que vive en circunstancias extremas de pobreza e indigencia (1) y tiene un coeficiente intelectual mínimo (1), valdrá 200 para la sociedad. [verde]

Circunstancias (5), inteligencia (5) y esfuerzo promedio (5) valdrán poco más de doce veces más para la sociedad que el máximo coraje posible en el peor contexto. [amarillo]

Un afortunado de la vida (10) con voluntad y esfuerzo promedio (5) valdrá ¡hasta veinticinco veces más! que el más desgraciado más esforzado. Una persona con IQ medio (5), que trapalea por la vida (5), pero apasionadamente trabajadora (10) ‘valdrá’ 5.000. Al igual que otra que está lejos de ser brillante (5) o esmerada (5), pero que tuvo las mejores circunstancias posibles (10). Ese también será el rendimiento o valor de alguien súper inteligente (10), pero no muy favorecido en las circunstancias (5) y promedio en el esfuerzo (5). [azul]

Alguien que haya nacido con el máximo IQ (10) y en el contexto ideal (10), pero haragán y acomodaticio (1), valdrá para la sociedad diez veces más (2.000) que el esforzado, pero desafortunado trabajador incansable. [violeta]

Interrogantes del algoritmo
¿Únicamente el esfuerzo alcanza para superar la inercia de las estructuras sociales? ¿Qué tiene el mayor peso específico para la productividad? ¿La inteligencia, el lugar de origen o el esfuerzo? ¿Qué otras variables combinables podrían ayudar a encontrar soluciones creativas a los problemas actuales de desigualdad social? ¿En qué segmento de productividad se encuentra la mayoría de la población? ¿Es posible, necesario y justo repensar la lógica social de acuerdo con las posibilidades ajenas al trabajo para lograr una mayor igualdad de oportunidades? ¿Cuáles deberían ser las acciones fundamentales para optimizar la producción y la recompensa general? ¿Cuánto y cómo vale una persona en la sociedad?

Renta Básica Universal (RBU), blockchain e Inteligencia Artificial (IA)
El Estado puede y debe desempeñar un papel activo en la creación y el desarrollo de la economía, en lugar de simplemente limitarse a corregir los fallos del mercado. Pero el Estado no debe y no puede resolver los problemas autónomamente, necesita de los privados y la economía social.

La RBU garantizaría a todas las personas un ingreso monetario regular, sin condiciones ni requisitos, que les permita cubrir sus necesidades básicas. Así, se reduciría la pobreza económica, se eliminarían algunas barreras para la igualdad de oportunidades, mejoraría la salud y el bienestar físico y emocional y reduciría la burocracia estatal. Todo esto es posible hoy con blockchain. Gracias a la IA, los tiempos para su implementación, acaban de acelerarse exponencialmente.

El algoritmo*
Es preciso definir con exactitud los conceptos. La inteligencia debería medirse por la clasificación estándar de coeficiente intelectual (IQ). Las circunstancias deberían ser el resultado de un índice multidimensional de segmento social al que pertenece un individuo que incluyera la índole e intensidad de tres aspectos básicos: educación, salud (sanidad) y nivel de vida. Por último, el trabajo se definirá por la productividad laboral. Se miden las variaciones crecientes y decrecientes del trabajo necesario para extraer valor de un bien o servicio inicial.

  • Introducido por José Luis Martín Descalzo en Razones para la esperanza, #66. Animar al suspendido (1983)

  • Ultimas publicaciones

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Austral de Argentina. Emprendedor, entusiasta de la tecnología, graduado de Singularity University.

follow me
(Visited 56 times, 1 visits today)
Etiquetas: , , , , , Last modified: 2 junio, 2023
Close